17 de febrero de 2012

Anti compasión

Es tan fácil. Es tan frágil. Capaz de acabar en un solo segundo con todo lo que nos costó decenios construir. Sol y sombra que bate un deseo consumible. 
Días húmedos que empapan los suspiros con lágrimas de autocompasión. 
Añoranza de una vida que nunca fue nuestra, que nunca fue de nadie más que de quien la repudió. 
Un problema que radica en la falta de voluntad y el exceso de pensamientos.
Un volante, un embrague que le guían por entre los árboles. No piensa en el recorrido. Su subconsciente le guía como un espíritu de madrugada. Dónde quedaron las horas cálidas de Mayo. Los pasos rápidos en Septiembre. La lluvia de Otoño. Ahora un frío árido congela sus mejillas mientras sigue conduciendo.
Pensando en una ciudad que no es la suya, una rutina que nunca llegó a conocer. Y su estupidez innata le hace sentir nostalgia por esa vida, que, piensa, alguien debe llevar al otro lado del mundo, en ese continente que le llama y no responde.
Alguien. Ese alguien en un mismo meridiano, vive entre suspiros por cambiar su abarrotada agenda por una vida tranquila entre unos árboles, durmiendo en ese coche destartalado que nunca amanece sin escarcha.

Vivimos entre errores que provocan una desdicha incierta. Un infierno interno que no ayuda a más que a sumirnos más hondo en la pasividad. ¿Por qué? Dónde nacen las aspiraciones y cuándo las abandonamos en la cuneta, desalentados por la espera y los golpes de certeza.
Nadie es más desdichado que quien así se califica a sí mismo. Infeliz por la autocompasión , por no sentir que desde la oscuridad no quedan más que colores pastel para pintar un futuro de profundidad.
Que la felicidad no es más que el sentimiento de respirar. Y de ahí, del uno, al infinito.



2 comentarios:

Marti Beatrice dijo...

Llegue por aca, de forma curiosa. Y mas curioso aun fue todo cuando escuché sonar a Beirut mientras veia tus fotos, no ando de ánimos como para leer.

la chica de las biscotelas dijo...

vaya... desde cuando visitas mi pecera? qué descubrimiento!

all rights reserved